Masajes

¿Qué es el quiromasaje?

La palabra quiromasaje literalmente significa “masaje con las manos” o “masaje manual” y se usa para diferenciarlo de aquellos masajes que emplean otro tipo de herramientas mecánicas.

El quiromasaje se caracteriza porque aúna diferentes tipos de masajes manuales y consiste en la aplicación de movimientos denominados pulsaciones con las manos sobre la zona del cuerpo a tratar. Las pulsaciones se aplican con un ritmo y una presión determinada con la finalidad de regular el dolor y el estado de ánimo del paciente.

Efectos

El quiromasaje tiene efectos reguladores sobre el dolor, la sensación general de energía, los estados de ánimo y el cansancio.

Entre sus principales efectos se encuentran:

Mecánicos: Aquellos asociados a la manera en la que las fuerzas mecánicas relacionadas con cada maniobra afectan a los tejidos.

Fisiológicos-higiénicos: Aquellos que se producen en una persona sana a la que se efectúa un masaje con el fin de dotar de mayor vigor al organismo o para aliviar el cansancio.

Preventivos: Se producen cuando se localiza y delimita por palpación una zona tensa o con posible lesión. 

Terapéuticos: En el caso de que el fin del masaje sea la mejora de la función circulatoria.

Estéticos-higiénicos: Si la persona realiza el masaje con la intención de eliminar células muertas o depósitos de grasa, deportivos, o si la intención del masaje es preparar a un deportista antes de una competición o después de esta. 

Efectos psicológicos-anímicos: Son los que se realizan para infundir calma, seguridad, relajación, etc…

Beneficios

Un masaje tiene múltiples beneficios si se realiza de forma correcta: mejora el funcionamiento de las articulaciones, aumenta el riego sanguíneo, favorece los movimientos peristálticos del colon, incrementa el drenaje de fluidos, optimiza el funcionamiento de los órganos y el transporte de oxígeno en la sangre. Además, las maniobras manuales eliminan las sustancias de desecho producidas por el metabolismo muscular.

desde 25 €

El Drenaje Linfático Manual (DLM) es una técnica de masaje específico que poco o nada tiene que ver con el masaje convencional. Consiste en aplicar suaves maniobras que favorecen la captación y la reabsorción de líquidos y ciertas sustancias para ser evacuados a través del sistema linfático. El DLM se aplica generalmente con una presión muy suave, con maniobras que se adaptan a la consistencia del linfedema.

Aplicaciones del DLM

El Drenaje Linfático Manual es el tratamiento recomendado para cuidar los linfedemas primarios y secundarios. Además de mitigar el dolor, el Drenaje Linfático Manual ayuda a reducir cierto tipo de edemas (inflamación) y  favorece los procesos de cicatrización y recuperación de los tejidos lesionados. Es muy eficaz en procesos postquirúrgicos para casos como las cirugías de mano o rodilla, las prótesis de caderas o las intervenciones de cirugía estética. Y además, se ha demostrado su utilidad en el tratamiento de los traumatismos (esguinces, roturas fibrilares, etc.), de las patologías vasculares como la insuficiencia venosa leve (piernas cansadas) y las úlceras venosas.

45 €

Relajar los músculos de la cara, mejorar la circulación de la zona y reducir las arrugas son los principales beneficios que proporciona el masaje facial. Al tonificar y aliviar la tensión de los músculos del rostro la piel presenta un aspecto rejuvenecido y fresco. Tampoco hay que olvidar que el masaje estimula el sistema circulatorio y, por tanto, los nutrientes y el oxígeno se transportan mejor por toda la piel. El rostro acaba viéndose más sano, brillante y terso.

 

Como bien dice su nombre, este masaje es un tratamiento que ayuda a tonificar y reafirmar el cuerpo. La tonificación se da esencialmente en el músculo favoreciendo la eliminación de toxinas. Esto a su vez favorece la reducción en la retención de agua.

Los beneficios del masaje reafirmante son muchos y variados. En primer lugar se reafirman los tejidos. También se suaviza la piel estimulando el colágeno y la elasticidad de los tejidos. Uno de los efectos más apreciados en este tipo de tratamientos es la ayuda que ofrecen para combatir la aparición de la celulitis.

 

El Masaje Circulatorio es una técnica cuya finalidad es la de activar el riego sanguíneo y linfático favoreciendo el intercambio celular. Al movilizar los líquidos corporales, se consigue por un lado, que los nutrientes lleguen mejor a las células, y por otro, que las toxinas circulantes alcancen los órganos y ganglios encargados de eliminarlas.

La técnica consiste en movilizar los líquidos corporales, actuando directamente sobre los vasos sanguíneos y linfáticos, e indirectamente sobre las terminaciones neuromotoras. Este procedimiento favorecerá el funcionamiento del músculo cardíaco e intensificará la distribución sanguínea desde los órganos internos hacia los músculos y la piel. Como resultado, habrá un incremento en la temperatura corporal que calentará y transformará los tejidos, previniendo lesiones circulatorias.

 

El objetivo de un masaje anticelulítico es movilizar el tejido adiposo para que sea desechado más rápidamente por nuestro organismo, por lo tanto presenta beneficios de salud y belleza. Con el masaje en menos tiempo de lo esperado podrás empezar a ver cómo la piel se vuelve más tersa y el volumen de grasa acumulada se reduce visiblemente. Además, es muy recomendable que combines esta técnica con el drenaje linfático o presoterapia, ya que se complementa perfectamente con el masaje anticelulítico y, por supuesto, que realices más ejercicio físico y revises tus hábitos alimenticios, no sólo para reducir la celulitis sino para lograr un estado de bienestar general. 

 

El Masaje Relajante es una terapia manual destinada a mejorar el bienestar de la persona ya que su máximo objetivo es aumentar la producción de endorfinas en nuestro cuerpo.

El masaje es un método de valoración y tratamiento manual de aquellas partes del cuerpo humano que presentan alguna dolencia, o susceptibles de presentarla, con el objetivo de mejorar el dolor, reducir o eliminar tensiones musculares, mejorar la circulación sanguínea y linfática y conseguir un alivio del estrés, la ansiedad y las tensiones del día a día.

En resumen, el objetivo principal del Masaje Relajante es aliviar la tensión y conseguir un estado mental de relajación, priorizando las manipulaciones y los pases suaves por encima de los movimientos bruscos y fuertes, más reservados para el masaje terapéutico o el descontracturante.

 
Síguenos en